lunes, 26 de febrero de 2007

¡UY! QUÉ MIEDO... LAS PALABRAS

.
"Cuando era niña, en su casa de niña las palabras, el pan y los gestos tenían un lugar exacto y los efectos eran tan permanentes como los colores de Fra Angelico, las Puertas del Paraíso de Gluberti o la música de Mozart".
REENCUENTRO DE PERSONAJES / ELENA GARRO.
.
Es ridículo el terror que se le puede tener a unas cuantas letras.

Sí, ya sé que no es a la combinación de ellas nada más, sino a lo que significan, pero es muy gracioso ver la cautela con la que son utilizadas, como si el nombrarlas implicara la invocación de sus representados.

Y gracias a ese espantoso tabú tenemos una nutrida lista de bonitos eufemismos que usamos para hablar de la bola de cosas horribles que sólo los malos hacen, porque cuando las hacen los buenos se llaman diferente.

En mi casa, por ejemplo, no se roban las cosas ni se golpea o se mata a alguien, aquí se vuelan las cosas y se echan o se suenan a alguien. Seguramente, eso hace menos grave la acción cometida.

Esto último de echarse es chistosísimo, pues en otros contextos también puede ser utilizado como sinónimo de coger con alguien; ups, ya se me salió mi bonito eufemismo.

Hemos escuchado infinidad de términos para suplir al escatológico vocabulario de los desechos animales, pero ninguno como el que usa mi mamá para el excremento: ah-ah. Sí, así.

Debido a la fobia que una tía le tiene a los ratones, éstos no existen, pero sí los miquimauses, como si así dejaran de ser grises, peludos y asquerosos.

De las groserías, ni hablar. Estúpido y tarado es lo más fuerte que vas a poder decir enfrente de mi abuelita sin que se altere. Aunque el insulto sea el mismo. Con lo chido que es gritarle a alguien ¡pendejo! o ¡culero! cuando se lo ganó.

Porque si existen esas palabras es para cubrir una necesidad en el lenguaje; porque no siempre es suficiente un tonto o un mala onda, ¿o sí?

1 comentario:

Luisito dijo...

Ni que hacerle...

Ayer estaba en casa de mi abuela discutiendo con una prima, le dije "Eres una estúpida" y una tía luego luego saltó a decirme "respeta, estas en casa de tu abuela... dile mensa o algo así..." (brillante mi tia) a lo que respondí "Ok, respeto y le digo mensa, pero ten por seguro que el que yo lo haga no le quitará lo pendeja"


Saludos!!!