lunes, 19 de marzo de 2007

MÍRAME... ¡MÍRAAMEEE!... ¡¡MÍIRAAAMEEEE!!

.
El exhibicionismo está considerado como una parafilia que consiste en mostrar los genitales para conseguir la excitación sexual. Pero qué tal cuando se trata de mostrar la ropa, el peinado, los accesorios, el maquillaje... la precaria vida, para conseguir la excitación social, esa ansia de ser visto, de hacerse notar... ¿eso no es exhibicionismo?
.
Porque para mí es igual de molesto... o me imagino que así sería. Digo, porque nunca he tenido enfrente a ningúna persona desnuda en contra de mi voluntad, pero sí se me aparecen latosamente a cada rato esos exhibicionistas sociales que hablando fuerte, moviéndose exagerados y nomás con la carita que ponen, entre "no me importa lo que piensen" y "¿te gusta mi blusa?", ya se les ve -a tres kilómetros y medio, metidos en una bolsa negra en la cajuela de un coche a 180 por hora- la inseguridad y la necesidad de reconocimiento, con luces neón, marquesina, cuetes y toda la cosa, igual que un exhibicionista sexual necesita de la reafirmación de sus genitales.
.

Los lugares de acción favoritos de estos pervertidos son las discos, los centros comerciales (aquí siempre me confundo, después de 8 minutos ya no sé si los aparadores están en las tiendas o en los pasillos), las universidades y en general en cualquier lugar donde haya mucha gente para verlos.
.
Es muy difícil escapar de ellos, siempre te vas a encontrar uno. Lo más fácil es hacer exactamente lo mismo que se recomienda con los exhibicionistas sexuales: ignorarlos. Aunque cuidado, siempre puede ocurrir que uno se te ponga violento porque no le dijiste nada de sus zapatos nuevos.

1 comentario:

Luisito dijo...

No se de que hables... no conozco a nadie así... ni mis aigos son así... ni mi familia es así...

Pensandolo mejor... pondré una bomba en la proxima fiesta familiar... si quieren que los miren, concedido, estarán en los noticieros.

Saludos!!!